Nuestro Blog

Compartimos lo que somos

5 mitos acerca de los pechos caídos

 by Eva
pechos-caidos

¿Por qué se caen los pechos? 

Todas tenemos pechos diferentes. Algunas los tenemos más grandes, otras los tenemos más pequeños; algunos los tenemos redondeados, otras los tenemos más en forma de uva. Sin importar su apariencia, hay una verdad absoluta que nos aflige a muchas y que nos ocurre u ocurrirá a todas: con el paso del tiempo, los pechos “se caen”.

Esta es una verdad innegable. Conforme cumplimos más edad, nuestra piel sufre del deterioro natural de nuestras células (conocido también como envejecimiento intrínseco) y de otros factores externos (a esto se le llama envejecimiento extrínseco) como la exposición al sol, quemaduras en la piel, factores alérgenos, entre otras cosas. Esto propicia una pérdida de firmeza no solo en nuestros pechos sino en toda nuestra piel.

A lo largo de la historia, diversos “hábitos” del día a día se han compartido de generación en generación como posibles métodos que cambien nuestra apariencia estética y revierten los pechos caídos y otros factores naturales que a nosotras nos llegan a desagradar. Esos tips de las abuelas, en su mayoría, son intuiciones y creencias sin fundamento científico.

Por ejemplo, muchas recomiendan usar brassiere para evitar la caída de los pechos. ¿Verdad? ¿Mentira?

Es un mito que el brassiere que usamos pueda prevenir o agravar la flacidez de nuestros pechos. ¡Es un proceso natural e inevitable que puede comenzar a presentarse desde los 30 años! Por eso decidimos desmentir este y otros muchos mitos que pueden venir desde la época de nuestras abuelas:

“El ejercicio tonifica tus pechos y previene que se caigan”. ¡Falso!

Tener una rutina de ejercicio anaeróbico (pesas) tonificará los músculos de tu cuerpo. Pero tus pechos están compuestos tanto de tejido fibroglandular como por grasa, dependiendo de tu densidad mamaria será la proporción de ambos. Si bien ejercitarte es necesario para cuidar de tu salud, no está comprobado científicamente que estos ejercicios eviten los pechos caídos.

Ahora, para una apariencia más delineada de tus pechos, puedes probar ejercicios que trabajen tus ligamentos de Cooper, como lo son las “planchas” y las “lagartijas”. Asegúrate de haber calentado antes de hacer estos ejercicios y de contar siempre con la supervisión de un entrenador capacitado, ya que si no lo haces correctamente, podrías sufrir un desgarre.

“Amamantar hará que se caigan tus pechos”. ¡Falso!

En realidad, la parte de tus pechos que se ve expuesta durante el período de lactancia son tus pezones. Una de las razones médicas para los pechos caídos tras el embarazo y la lactancia es el aumento y la pérdida de peso. La piel puede aún estar frágil tras el embarazo y si algunas madres aumentaron y perdieron peso en un periodos muy cortos, puede afectar a la firmeza de sus pechos, así como también al resto del cuerpo.

Si estás o estuviste embarazada, recuerda acudir con tu médico para que pueda proporcionarte una dieta adecuada y recomendaciones de ejercicio que te harán volver a tu peso ideal sin lastimar tu piel y te ayudará a evitar los pechos caídos.


“Tu estilo de vida no tiene que ver con la pérdida de firmeza en tus pechos”. ¡Falso!

Si bien el proceso de envejecimiento de tus pechos es algo completamente natural, existen hábitos del día a día que pueden acelerar el deterioro de tus células y que también pueden exponerte a factores externos que acelerarán la pérdida de firmeza de tus pechos. Por ejemplo: fumar, beber, exponerte a los rayos UV por periodos prolongados y sin protección, no seguir una alimentación balanceada, no ejercitarse con frecuencia, etc.

Todos estos hábitos afectarán tus pechos y también a todo tu cuerpo. Por ello es muy importante vivir un estilo de vida sano, ejercitarte, evitar tomar bebidas alcohólicas o hacerlo con moderación y usar protección solar con un FPS de al menos 30. El sol es una gran fuente de vitamina D para nuestro cuerpo, pero también es capaz de acelerar el envejecimiento en tu piel. 

“Es mejor usar un brassiere sin varilla para evitar los pechos caídos”. ¡Falso!

Existen muchos mitos respecto al brassiere. Que si te hacen perder firmeza o que si, por el contrario, te la proporcionan al darte soporte. Incluso existen supuestos más graves, como que usar brassiere puede provocar cáncer de mama. Pero, ¡quédate tranquila! Por el momento, no existen evidencias científicas que relacionen al brassiere ni con el cáncer de mama ni tampoco con la flacidez de los pechos (Sociedad Americana del Cáncer, 2014). Lo que sí es importante es buscar uno que sea de tu talla y que, además de ser cómodo para ti, te aporte el soporte que necesitas ya sea para el día a día o para practicar algún tipo de ejercicio.

No debes sentirte presionada por cómo luzcan tus pechos: si para ti es más cómodo no usar varillas, por ejemplo, mientras haces ejercicio, solo asegúrate de que tengas el soporte correcto y, ¡no te detengas! ¡A sudar!

Si, por el contrario prefieres mantener tus pechos muy bien cubiertos por tu brassiere, ¡adelante! Lo importante es que encuentres el soporte que mejor vaya contigo.

“Los pechos pequeños no se caen”. ¡Falso!

Hay muchos mitos respecto al tamaño de los pechos. Retomando el tema de la lactancia, hay quienes cree que una mujer con pechos pequeños no puede proveer a su bebé recién nacido de tanta leche como una mujer de pechos grandes: ¡esto es completamente falso!

Tus pechos, sin importar su tamaño, están sujetos a factores comunes como lo son la edad, el envejecimiento y el daño provocado por la sobreexposición a los rayos UV. Por lo tanto, sin importar el tamaño de tus pechos, es muy posible que vayan a perder su firmeza conforme al paso del tiempo.

¡Pero eso no tienes por qué desanimarte! Tus pechos son hermosos, luzcan como luzcan. Estamos acostumbradas a vivir con la presión social de vernos tal como nos dictan las películas o la televisión, siempre cumpliendo con las expectativas de los demás en lugar de aceptarnos, amarnos y proponernos nuestros propios retos por cumplir. La verdadera belleza se encuentra dentro.

Tus pechos, se vean como se vean, son parte de ti y de tu historia. No existen 2 pechos iguales (incluso, aunque no puedas percibirlo, los tuyos son diferentes entre sí). Estas diferencias, estas particularidades tuyas son las que te hacen única. Ámate, cuídate y aprecia todo lo que eres, porque eres única.


Fuentes:

American Cancer Society (2014, https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-seno/riesgos-y-prevencion/factores-de-riesgo-para-el-cancer-de-seno-que-son-controversiales-o-que-han-sido-desmentidos.html)

Scielo (2017, http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0121-07932017000200160)

UCLA (2013, https://biostat.ucla.edu/)

Dr. Foued Hamza (2015, https://www.express.co.uk/life-style/health/684108/sagging-breasts-cosmetic-surgeon-bra-size-exercise-chest-tightening)

Dr. Jassim Daood (2016, https://www.drdaood.com.au/blog/7-myths-behind-breast-sagging)