Nuestro Blog

Compartimos lo que somos

¿Cómo prevenir el cáncer de mama?

 by Eva
¿Cómo prevenir el cáncer de mama?

Hasta 10 mujeres mueren cada día en México a causa del cáncer de mama (INEGI). Esta es la principal causa de muerte por enfermedad en el país. La buena noticia es que si se detecta a tiempo, existe hasta un 97% de probabilidad de curarse y, por supuesto, se puede prevenir.

El cáncer de mama se origina por los cambios y mutaciones del ADN que hacen que las células dentro de las glándulas mamarias en los pechos se vuelvan cancerosas. Muchas de estas mutaciones se heredan, pero también existen otras que son adquiridas según los hábitos y circunstancias por las que hemos pasado en nuestra vida.

¿Qué es la prevención del cáncer de mama?

A lo largo de la historia, los científicos han analizado factores de riesgo y de protección que pueden prevenir el desarrollo de nuevos cánceres. Los factores de riesgo son todos aquellos aspectos y características que aumentan el peligro a desarrollar la enfermedad, mientras que los factores de prevención son todas aquellas medidas que se toman para prevenir el riesgo a pesar de que llevarlas a cabo no garantizarán que no se llegue a padecer la enfermedad.

Algunos factores de riesgo son:

  • Edad avanzada
    Si bien el cáncer de mama puede desarrollarse en mujeres y hombres de cualquier edad, existe un riesgo de padecer la enfermedad al ser mayor de 55 años (Asociación Americana del Cáncer).

  • Antecedentes de cáncer de mama y/o enfermedad benigna en los pechos (no cancerosa)
    Una vez que una mujer ha padecido cáncer de mama, está expuesta al riesgo de que la enfermedad pueda reincidir. Asimismo, si una mujer ha padecido una enfermedad benigna en los pechos (aun si esta no es cancerosa), puede contarse como antecedente y representar un riesgo a padecer cáncer de mama.

  • Alta densidad mamaria
    Tener tejido mamario “grueso” representado en mastografía se considera un factor de riesgo para las mujeres. El grado del riesgo dependerá del grado de la densidad mamaria que presente. Es decir, las mujeres con mayor densidad mamaria estarán expuestas a un mayor riesgo a padecer cáncer de mama que aquellas mujeres con menor densidad mamaria.Este es un factor a menudo heredado. Sin embargo, también se presenta en mujeres que no han tenido hijos o que tuvieron un primer embarazo a edad avanzada, o que han tomado tratamientos hormonales para la menopausia y/o consumen bebidas alcohólicas.

  • Terapia hormonal para los síntomas de menopausia
    Las mujeres que se han sometido a una terapia hormonal o terapia de reemplazo hormonal están expuestas a un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Estas terapias consisten en administrar a través de medicamentos la progesterona y el estrógeno que los ovarios de la mujer han dejado de producir por sí solos.En estudios clínicos, se ha reflejado que una vez que la paciente suspende el tratamiento, se disminuye el riesgo a padecer cáncer de mama.

  • Radioterapia dirigida a la mama o el pecho
    El riesgo a padecer cáncer de mama por radioterapia dependerá de la dosis y la edad en que se administró. La paciente estará expuesta a un mayor riesgo de padecer cáncer de mama si la radiación se administró durante la pubertad, ya que es durante esa etapa en que los pechos apenas están formándose.Las mujeres con mutaciones genéticas heredadas en los genes BRCA1 y BRCA2 u otros que se sometieron a estudios de Rayos X antes de los 20 años también estarán expuestas a un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Por el contrario, las mujeres que han padecido cáncer de mama en un pecho y han utilizado radioterapia como tratamiento, no estarán expuestas a un mayor riesgo a desarrollar cáncer de mama también en el pecho sano.

  • Obesidad
    La obesidad es un factor de riesgo a padecer cáncer de mama. El riesgo es mayor en mujeres que ya pasaron por la menopausia, pero no se sometieron a un tratamiento hormonal.

  • Consumo de bebidas alcohólicas
    El consumo de alcohol excediendo la cantidad recomendada de una copa al día incrementa el riesgo de padecer cáncer de mama. A mayor consumo de alcohol, mayor será el riesgo al que se esté expuesta.

  • Herencia
    Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama tendrán un mayor riesgo a padecer la enfermedad. Las mujeres con mutaciones heredadas en los genes BRCA1 y BRCA2 u otros están expuestas a un factor de riesgo mucho más alto.

Los factores de protección, en cambio, si bien no garantizan que no se padecerá la enfermedad a futuro, te alejan de los factores de riesgo y algunos te brindarán una mejor calidad de vida. Para prevenir el cáncer de mama, es necesario evitar cuanto más sea posible los factores de riesgo e impulsar los factores de protección.

Algunos factores de protección son:

1. Tomar terapia hormonal después de una histerectomía
Someterte a una terapia hormonal tras haber tenido una histerectomía u otras intervenciones quirúrgicas en útero, pueden prevenir el desarrollo de cáncer de mama. Sin embargo, las terapias hormonales pueden exponerte a un mayor riesgo de derrame cerebral, por lo que es necesario mantener supervisión médica constante.

2. Mastectomía para disminuir el riesgo
Es importante recibir orientación médica con respecto a este proceso. La mastectomía consta de extirpar uno o ambos pechos para prevenir considerablemente el riesgo de reincidir o desarrollar la enfermedad.

3. Ablación ovárica
Una ablación ovárica consiste en contener o disminuir la cantidad de estrógeno producida por los ovarios. Estos órganos son responsables de las afecciones hormonales correspondientes que podrían desarrollar un cáncer de mama, por lo tanto, este procedimiento puede prevenir el desarrollo de cáncer de mama.

4. Hacer suficiente ejercicio
La obesidad es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de mama. Por esto, tener una dieta balanceada y ejercitarse con regularidad (al menos 30 minutos al día) para mantener un peso y una condición física sanos son un factor clave que puede prevenir no solo el cáncer de mama sino una gran cantidad de enfermedades.

Existen otros aspectos que sin fundamento científico, han sido erróneamente considerados como factores de riesgo.


Mitos sobre hábitos que causan cáncer:
1. Haberse sometido a un aborto
2. Usar sostén
3. Tomar vitaminas
4. Usar desodorantes

Es por ello que es muy importante seguir las indicaciones de tu médico y consultar todas tus dudas para prevenir la desinformación.

Monitorear tus pechos mes a mes con Eva es otra forma de tomar el control de tu salud.

Fuentes:

https://www.cancer.gov/espanol/tipos/seno/paciente/prevencion-seno-pdq

https://www.breastcancer.org/es/noticias-investigacion/estudio-describe-prioridades-prevencion

https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/diccionario/def/ablacion-ovarica

http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-31942011000100003