Nuestro Blog

Compartimos lo que somos

¿Síndrome de ovario poliquístico (SOP)? Cuida lo que comes

 by Eva
SOP-sindrome-del-ovario-poliquistico

¿Con qué frecuencia acudes a tu médico? ¿Solo cuando sientes que algo no anda bien?

En ocasiones, con el ajetreo del día a día que vivimos con la familia o en el trabajo, nos olvidamos de atender a la persona más importante: nosotras mismas. Acudir a tu médico con regularidad es muy importante para detectar cualquier padecimiento en tu cuerpo a tiempo y seguir disfrutando de tu calidad de vida.

Existen enfermedades reconocidas precisamente porque no se detectan de inmediato debido a la falta de prevención. Por ejemplo, ¿sabías que hasta un 10% de las mujeres sufre de síndrome de ovario poliquístico o SOP “silencioso”? Esto quiere decir que viven con el padecimiento sin que les sea detectado hasta que les ocurre alguna complicación.

Es verdad que el factor genético es determinante para esta enfermedad, pero no hay que olvidar que el SOP también puede desarrollarse en mujeres que, por el contrario, no tienen familiares que lo han padecido. El síndrome de ovario poliquístico es un desajuste hormonal en el cuerpo femenino y una de las causas más frecuentes de infertilidad en mujeres jóvenes, ya que el cuerpo no libera óvulos con la frecuencia en que debería hacerlo. Las mujeres que sufren este padecimiento presentan un crecimiento anormal de andrógenos (hormonas masculinas). Esto, desde luego, comienza a traer consigo síntomas relacionados como: crecimiento excesivo de vello, acné, alopecia y obesidad, a causa de una alteración en los niveles de la insulina.

Existe una relación muy estrecha entre el SOP y  la obesidad, ya que se ha encontrado que tanto el SOP puede propiciarla, como también la obesidad puede ser un factor de riesgo para desarrollar el SOP. Es por ello que una de las recomendaciones más comunes de los médicos al diagnosticar este padecimiento es que la paciente cambie su estilo de vida por uno más sano: cambiar su alimentación por una dieta más balanceada y ejercitarse al menos 30 minutos al día. La alteración en los niveles de la insulina son de esperarse cuando se padece SOP, así que la dieta, bajo supervisión médica, se enfoca en prevenir que este desbalance hormonal pueda provocar como consecuencia una diabetes tipo 2.

El Centro de Investigación para la Salud Reproductiva del Instituto Robinson realizó un estudio sobre cómo afectaba la dieta de las pacientes de síndrome de ovario poliquístico o SOP. Se trataron a pacientes únicamente con una dieta balanceada como método paliativo y se obtuvo una gran mejoría.

¿Qué nutrientes son favorables para el SOP?

Lo que comes es determinante para tu calidad de vida con el SOP. Por ello, no te olvides de incluir los siguientes nutrientes en tu dieta diaria:

Omega-3

El omega-3 es el conjunto de ácidos grasos esenciales poliinsaturados que nuestro cuerpo necesita, pero que no puede crear a partir de otras sustancias. El omega-3 se encuentra en suplementos especializados, en alimentos como el pescado azul de tamaño pequeño y en múltiples nueces y semillas como las de chía (donde se encuentra hasta en un 58%), la de calabaza, las de lino, las de cáñamo, entre otras.

Estos alimentos también proporcionan omega-6, otro conjunto de ácidos grasos importante para nuestro organismos. Sin embargo, con la ayuda de tu médico, debes estar pendiente de que el omega-6 no supere los niveles de omega-3 en tu cuerpo, ya que no es posible producirlo, sino que debes obtenerlo de los alimentos.

El omega-3 también contiene propiedades a nivel cardíaco: reducen los niveles de triglicéridos, el riesgo a padecer enfermedades cardíacas y/o muerte súbita. Además, los aceites DHA presentes en su composición reducen la presión arterial alta.

El omega-3 no engorda, pero tampoco adelgaza si no se administra en el organismo como parte de una dieta balanceada. Lo que es verdad es que comer mejor puede ayudarte también a dormir mejor y esto favorecerá tu calidad de vida a pesar de que padezcas SOP o alguna otra enfermedad.

Vitamina D

La vitamina D también juega un rol importante en nuestra salud. La vitamina D ayuda a que nuestro cuerpo absorba el calcio de lo que comemos, manteniendo así a nuestros huesos fuertes. Además, nuestros músculos también requieren dosis de este nutriente para movernos. La vitamina D te ayudará a mantenerte activa y a preservar la salud de tu cuerpo aunque padezcas SOP u otras enfermedades.

La vitamina D se encuentra en pescados grasos como el salmón, el atún y la caballa, o también en otros productos de origen animal como el hígado, vacuno, queso, leche y yema de huevo. Si has dejado de consumir lácteos recientemente, ¡no te preocupes! También algunas leches alternativas de avena y almendras están fortificadas con una dosis extra de este nutriente. Así como también jugos de naranja, bebidas a base de soya, entre otros.

Los rayos UV también se consideran como un aporte importante de vitamina D para la piel. Sin embargo, no te olvides de usar protección solar para protegerte del fotoenvejecimiento, quemaduras u otros padecimientos más graves como el cáncer de piel.

¿Qué otras cosas puedo hacer para mejorar con mi padecimiento de síndrome de ovario poliquístico?

Otras medidas generales que puedes tomar en tu día a día para mejorar tu calidad de vida con SOP, son:

Ejercitarse cuando menos 30 minutos al día. Empieza por ejercicios leves como trotar o correr. Si tienes acceso a una alberca, también nadar podría estimular la pérdida de peso y ayudarte a trabajar todos tus músculos.

Beber más agua. Este líquido vital para el organismo fortalece la circulación y la hidratación de todos los órganos de tu cuerpo. ¡No te olvides de beber 2 litros diariamente!

Llevar una dieta baja en hidratos de carbono. Consumir hidratos de carbono presentes en azúcares o pan y cereales con levaduras, podría agravar el problema de tu condición con el SOP. Procura consumir estos alimentos con moderación.

Recuerda que cuidarte es muy importante para mantener tu salud. No te olvides de acudir a tu médico con regularidad y seguir sus instrucciones al pie de la letra. Establece fechas para tus citas y revisiones.

Es importante también cuidar a tus hijas desde la adolescencia. Recuerda que acudir al ginecólogo desde una edad temprana puede prevenir afecciones en la salud reproductiva y sexual, así como también tratar padecimientos hereditarios, como lo es el SOP.


Fuente:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23420000

https://ods.od.nih.gov/pubs/usdandb/DHA-Content.pdf

https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminD-DatosEnEspanol/